Visto 3116 veces

Resiste Aysén


Imagen de http://www.fpmr.cl

Anoche nuevamente se produjeron choques entre las Fuerzas Especiales y los manifestantes, dejando a un joven en la UCI, a un herido en pabellón y a una embarazada con complicaciones. Esto, mientras los aiseninos esperan el arribo del ministro de Energía con las propuestas del Gobierno.

Durante la noche de este lunes se produjeron nuevos incidentes en Coyhaique. En la Población Bernardo O’Higgins se levantaron una serie de barricadas y las Fuerzas Especiales de Carabineros reprimieron la manifestación con gases lacrimógenos.

Según denuncian los dirigentes, los métodos utilizados por los uniformados fueron sumamente violentos e incluso un carro de Carabineros atropelló a un joven que, según confirmó el dirigente de la Confech Patricio Contreras, “actualmente está grave en la UCI, con una lesión a nivel cerebral, muy complicado pero fuera de peligro vital”.

El dirigente estudiantil indicó que a esto se suma otro herido que debió entrar a pabellón esta mañana por una lesión compleja en la pierna. Además una mujer embarazada resultó con complicaciones, producto de los gases.

Con estos nuevos casos llegan a cinco los heridos en el enfrentamiento, lo que criticó fuertemente el Obispo de la región de Aysén Luis Infanti. “Yo nunca había visto una violencia como la de estos días, sobre todo en Puerto Aysén. Me extraña que sea este el trato cuando todo el mundo entiende que las demandas de la región son validas”.

Luego de varias horas la situación en las calles de Coyhaique volvió a la calma, aunque persiste la tensión en el ambiente, a la espera de la visita del Ministro de Energía, Rodrigo Álvarez, quien anunció varias respuestas al petitorio entregado por el movimiento, lo que será dado a conocer hoy después de que el secretario de Estado sostenga una reunión con la intendenta, Pilar Cuevas.

Sin embargo, existe desconfianza de los dirigentes sociales sobre lo que pueda plantear el gobierno. El Presidente de la CUT Regional, Joel Chodil, afirmó que “el señor Álvarez ya estuvo acá  hace un par de meses atrás por la nivelación de zona de los empleados públicos y solamente estiró el chicle, no solucionó nada”, y añadió que esperan que dada la situación en la Patagonia, esta vez vengan con una propuesta que realmente escuche el clamor de los ciudadanos.

Y según ya ha trascendido en los medios de comunicación, el gobierno está optando por generar subsidios a transporte de bencina y leña para terminar con la crisis, puntos que son fundamentales para el Movimiento  Social por Aysén dentro de la lista de 11 propuestas.

La propuesta del Gobierno surge luego de que la jornada de ayer se produjera una reunión de comité político extraordinario en La Moneda y luego, cerca de las 18 horas, una reunión con el subjefe de la cartera para finalizar la propuesta. Esta información fue confirmada esta mañana por el ministro vocero de Gobierno, Andrés Chadwick.

Los dirigentes se mostraron esperanzados, y afirmaron que respondiendo al tema energético se podrían flexibilizar las movilizaciones a la espera de avanzar también en los puntos restantes del petitorio.

La gente está molesta.

Carabineros insulta y amenaza a la gente

Todos quisieran ser Aysén

“Los pescadores, comerciantes, camioneros, estudiantes, profesores, políticos, empresarios, obreros, comunidades indígenas y juntas de vecinos, todos reunidos en una sola causa. Éste es el reflejo de lo que gran parte del país desea ser, donde el disenso no fuera motivo de exclusión y el acuerdo no fuese sinónimo de compadrazgo”.

El tiempo avanza, los días en tensa calma, la noche que le sigue, llena de incertidumbre. Resulta bastante simplista reducir lo que se vive en Aysén a ello, pero es un buen resumen del aparente estado anímico en el que está la región.

Los desadaptados de siempre poco a poco se reducen producto del propio control ciudadano. Nadie decae, la cadena de ayuda mutua crece, el sentido de lo colectivo prevalece, y el ruido de los disidentes es sólo eso, ruido, pero se les escucha y respeta. Creer que todo Aysén está de acuerdo con la movilización es una quimera, pero no cabe duda que sí es la mayoría.

Las imágenes y videos de marchas, cortes de rutas, acciones culturales o simples manifestaciones han dejado entrever lo transversal del movimiento. Y cómo no habría de serlo, si en Aysén, como en ningún otro lugar, la diversidad se vive desde la cuna.

La interacción cotidiana entre quienes poseen una situación socioeconómica diferente, los que tienen un origen cultural distinto, los que han llegado para quedarse y los que han estado aquí desde siempre es sinónimo de identidad regional. En la sala de clases, en la oficina, en la empresa, en la juerga o en la calle, la pluralidad es cosa habitual y muchas veces necesaria. Esto que es normal en Aysén, en el resto del país no lo es tanto. Ello es uno de los motivos que hace que el movimiento popular aysenino sea motivo de expresiones de apoyo en todo Chile.

Hoy todos quisieran ser Aysén o al menos tener el valor de su gente. Los pescadores, comerciantes, camioneros, estudiantes, profesores, políticos, empresarios, obreros, comunidades indígenas y juntas de vecinos, todos reunidos en una sola causa. Éste es el reflejo de lo que gran parte del país desea ser, donde el disenso no fuera motivo de exclusión y el acuerdo no fuese sinónimo de compadrazgo, donde la reunión de intereses desembocara en el reconocimiento de lo distinto y lo particular, no en pequeñas parcelas de autosatisfacción.

Aysén bien lo sabe, entiende que es un territorio distinto. Y sin proponérselo, para el bien de muchos y para temor de otros, hoy se ha transformado en un ejemplo. Que no quepa duda que serán muchas las regiones que también despierten a raíz de Aysén; sabrán ellos que la prevalencia de aquello que los hace únicos es la mejor herramienta para confrontar la histórica marginación a la que el estado chileno les ha sometido.

Las regiones y sus ciudades despertarán: Arica, cercada por minas antipersonales, Calama enajenada de sus recursos naturales, Puchuncaví hundida en la más excesiva contaminación, Dichato con escasas acciones de reconstrucción, Ercilla y Lumaco con comunidades indígenas sitiadas y allanadas, Chiloé transformada en beneficio de la industria y el turismo, Antofagasta y Concepción camino a ser metrópolis pero sin atención alguna por la calidad de vida de su gente y Magallanes, al igual que Aysén, con un abandono extremo y perverso. Escenarios cuyo denominador común es la negación que el centro político y económico del país ha hecho de las diferentes realidades territoriales.

Aysén ahora sí se conoce, no sólo por su condición de territorio desconocido y postergado, sino también como símbolo del grito desesperado por sentirse parte del supuesto desarrollo nacional. Lo que Aysén demanda es justo, al igual como lo serán cada una de las solicitudes que otras regiones pondrán sobre la mesa. Ya no sólo será suficiente con la anhelada descentralización, ahora será imprescindible reconocer la capacidad de cada territorio de decidir y exigir lo que les pertenece.

En tanto en Chile, del que Aysén quiere sentirse parte pero al cual le exige respeto, seguirá su rumbo cotidiano con la llegada de marzo. El movimiento de los patagones ayseninos resistirá, y sus símiles regionales crecerán. Lo que viene son tiempos de cambios, ésta vez de cambios de verdad.

Fuentes:
http://www.sentidoscomunes.cl
http://radio.uchile.cl

Tags: , , , ,

Comments are closed.